“Una Salud” es una estrategia global para la prevención y manejo de los riesgos en la relación hombre-animal-ecosistema.

“El concepto y la práctica reflejan el enfoque intersectorial colaborativo para proteger la salud humana, la sanidad animal y el medioambiente e incluye la colaboración en todos los niveles entre partes interesadas, instituciones y sistemas que sustentan resultados sanitarios positivos” (OIE 2012).

PROTEGIENDO A LOS ANIMALES PRESERVAMOS NUESTRO FUTURO

El control de todos los patógenos zoonóticos en su origen animal es la solución más eficaz y más económica para proteger al hombre.

Colaboramos en la producción responsable y sustentable

Trabajar en pos de una producción responsable y sustentable, es plantear un cambio de paradigma que derive de un modelo de producción cuya base es la economía a otro, en donde la sustentabilidad es el valor predominante.

Esta propuesta implica un cambio cultural que incide en la conservación del medio ambiente. El principal beneficiario de este cambio es el productor que genera ganancias con los mismos recursos con lo que cuenta, y el beneficiario indirecto es la población, debido que a menor impacto al ambiente se asegura un mayor tiempo de vida para las futuras generaciones.

En este sentido, el Proyecto Ganaderia Siglo XXI del cual el Colegio forma parte; tiene por finalidad estimular y certificar la producción eficiente que sea ambientalmente sustentable bajo buenas normas de bienestar animal y socialmente responsable con buenas prácticas laborales en los rodeos de cría bovina.

En este sentido, se propone posicionar a Argentina con una propuesta proactiva en el sector ganadero liderando la producción de carne y leche bovina.

Somos responsables de la Sanidad Animal

La Sanidad Animal es un componente esencial del bienestar de los animales y un motivo de interés creciente para consumidores.

El SENASA, a través de la Ley 27.233, declara de interés nacional la sanidad de los animales y los vegetales, la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades y de las plagas que afecten la producción silvoagropecuaria nacional, la producción, inocuidad y calidad de los agroalimentos; por lo que está trabajando para alcanzar los estándares necesarios.

La profesión veterinaria tiene un rol central, ya que son los responsables de asesorar; porque un mal uso de antibióticos y antiparasitarios puede disminuir la eficacia del tratamiento y poner en peligro el control de las enfermedades infecciosas y parasitarias.

Somos Agentes de Salud Pública

A través del cuidado de la sanidad animal e inocuidad alimentaria, cuidamos la salud de la población; ya que el 60% de las enfermedades humanas infecciosas son zoonóticas.

La zoonosis es la enfermedad o la infección que se da en los animales, producida por diferentes agentes infecciosos, y que puede ser transmitida al hombre en condiciones naturales.

El control de las zoonosis requiere de Educación Sanitaria para que el trabajo se haga con la población.

La detección temprana y la notificación inmediata de posibles enfermedades son fundamentales para la implementación de medidas de prevención, control y vigilancia por parte de los organismos competentes.

El médico veterinario tiene un rol de vital importancia en la prevención, tratamiento de enfermedades de origen animal y en la educación de la población desde la primera infancia.

Concientizamos sobre el Bienestar Animal

El Bienestar animal es el modo en que un animal afronta las condiciones en las que vive.

El interés en este área apareció como una preocupación por los animales de granja en países europeos a mediados del siglo XX.

Las cinco necesidades básicas son:
nutrición adecuada según el tipo de animal | ambiente para desarrollarse | cuidado de su salud | controles y atención sanitaria | posibilidad de expresarse libremente de acuerdo a sus características.

Por eso, los veterinarios, como garantes de Una Salud, son los profesionales idóneos para comprender el vínculo y valorar riesgos para el animal y para el ser humano.
Atender el Bienestar Animal mejora la producción y calidad de los productos animales. Hoy la sociedad reclama prestar atención en este tema.

Trabajamos en pos de la seguridad e inocuidad alimentaria

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias a fin de llevar una vida activa y sana. La seguridad alimentaria se ha conseguido cuando garantiza la disponibilidad de alimentos, el suministro es estable e inocuo y todas las personas lo tienen a su alcance. La inocuidad de un alimento es la garantía de que no causará daño al consumidor cuando sea preparado o ingerido de acuerdo con el uso que se destine.

En conclusión la seguridad alimentaria se dedica a gestionar la disponibilidad de los alimentos y la inocuidad consiste en acciones para garantizar a que el alimento esté en condiciones normales para que no le produzca daño a las personas.

En este sentido, el rol de los veterinarios, junto a los productores y actores que intervienen, incumbe al control de las buenas prácticas agropecuarias.

Todo sistema de producción tiene su base en cuatro pilares fundamentales: la genética, la nutrición, el manejo y la sanidad, donde el veterinario tiene un rol protagónico.
Con un trabajo articulado, alcanzamos la eficiencia y la rentabilidad en la producción, en base a:
• un buen diagnóstico de situación del establecimiento
• priorizar objetivos-inversiones
• planificar a corto, mediano y largo plazo.
Conocer las necesidades y los objetivos de los productores ,y trabajar con la asesoría de un veterinario mejora la productividad del establecimiento.
La sanidad animal no es un gasto, es una inversión.